lunes, 20 de agosto de 2012

PRONUNCIAMIENTO – NO A LA CULTURA DE LA DELACIÓN

Reproducimos aquí el pronunciamiento de Familias por la escuela pública del 19 de agosto del 2012.

Familias por la escuela pública quiere expresar públicamente su repudio frente a las acciones por parte de la cartera de educación de la Ciudad de Buenos Aires con respecto a la habilitación de canales para denunciar supuestos actos de intromisión de Política partidaria en las escuelas.


Sostenemos que en cada establecimiento existen conducciones pedagógicas con criterio suficiente para establecer marcos de actuación sobre los contenidos que pueden impartirse en las escuelas, y que esos marcos bastan para poder discernir actividades que puedan carecer de sustento pedagógico o violar los derechos de los niños, niñas y jóvenes que asisten a las escuelas.

Sostenemos también que generar una línea telefónica para recibir denuncias de este tenor promueve una conducta ciudadana que remite a persecución ideológica, con lo cual, en sí mismo, es un acto de discriminación, que viola el estado de derecho de nuestra Ciudad y país.

Por último, sostenemos que en todo caso, el erario público bien puede utilizarse, en vez de para promover la delación y la persecución infundadas, para habilitar canales para que quienes habitamos las escuelas en distintos roles cotidianamente (familias, docentes, auxiliares, conducciones pedagógicas) podamos reclamar sobre numerosos incumplimientos que detectamos y así reafirmar nuestros derechos violados o cercenados día a día en nuestros establecimientos, derechos que sería adecuado revisar quién viola o cercena.  Nos referimos a graves problemas de infraestructura, subejecución presupuestaria en materia educativa, cierre de grados, entre otros que oportunamente denunciamos y seguiremos denunciando desde este colectivo. Proponemos pensar que no hacer, no ejecutar presupuestos, tercerizar recursos para el (no) mantenimiento edilicio a empresas privadas, también es política.

Realizar actos con globos amarillos o con presencia de funcionarios con remeras amarillas en nuestras escuelas, también es política, y partidaria. Decimos esto sin espanto, porque entendemos que la escuela no puede ser pensada en abstracto de los conflictos que se despliegan sobre la arena política local. Pero sí entendiendo que debemos denunciar una medida que además de autoritaria busca desviar el eje de la discusión sobre la educación pública en la Ciudad.
Es en este sentido que recordamos que quien tiene la “responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública”, así como de organizar un sistema que “asegure la participación de la comunidad y la democratización en la toma de decisiones” (Constitución CABA, Art. 24), inspirado en el principio de la libertad (Art. 23)  es la Ciudad de Buenos Aires.

Por estos motivos seguimos eligiendo la Escuela Pública como el mejor ámbito para la educación de nuestros hijos y repudiamos toda acción autoritaria por parte del Ministerio de Educación de la Ciudad que atente contra su tradición plural y democrática. Queremos educarnos en paz, y sin justicia y libertad, no hay paz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada