domingo, 15 de julio de 2012

EL HOLOCAUSTO EN EL MARCO DE UNA PEDAGOGÍA DE LA MEMORIA




Ayer, sábado 14 de julio, recibimos la visita de la Prof. Graciela Nabel de Jinich, Directora ejecutiva del Museo del  Holocausto de Buenos Aires.

Dicho Museo, creado hace 19 años y ubicado en Montevideo 919,  CABA, ha sido declarado Sitio de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por su esfuerzo y contribución permanente para incorporar la temática del Holocausto a la Educación como modo privilegiado de recuperar la historia para prevenir la reiteración de actos racistas y violentos que amenazan una y otra vez a la humanidad.

Graciela nos dio un panorama general acerca de la Shoá, los acontecimientos políticos y sociales europeos previos a la Segunda Guerra mundial que permitieron el genocidio de 6 millones de judíos, junto a otras comunidades como los gitanos, opositores políticos de todo signo, homosexuales, discapacitados…impropios de pertenecer a una “raza superior”(aria) fueran atrozmente masacrados, encarcelados, vejados, despojados de su identidad, de sus   familias y sus bienes, pero sobre todo de su condición de seres humanos.

El Museo del Holocausto con su presencia y acciones educativas ( muestra permanente de objetos, fotos y testimonios de sobrevivientes, etc) , sus visitas a las escuelas, sus charlas y ciclos de cine debate, entre otras actividades, intenta promover una pedagogía de la memoria que sea conocida, estudiada, investigada y esté siempre viva entre los jóvenes y adultos.

Hoy, más que nunca, enseñar en  las aulas los horrorosos hechos ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial, implica un compromiso, un alerta acerca de las consecuencias a las que puede llevar el silencio e indiferencia frente al sufrimiento de  los demás, la intolerancia, la exclusión y la xenofobia.

En el período 1976-83 Argentina, ha vivido hechos de terrorismo de Estado, de genocidios y robos de bebés  en los que han participado personas cuya ideología nazi estuvo presente a lo largo de estos hechos aberrantes sobre nuestra población civil, campos de concentración, tormentos, matanzas, torturas que han dejado huellas imborrables en nuestro pueblo.

A  más de treinta años, aún los argentinos, no hemos cerrado las heridas  y la mayoría de los culpables, sigue entre nosotros, caminando libremente en nuestras calles, como lo hizo el asesino de miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial  Adolf Eichmann, que vivió clandestinamente  en Argentina desde 1945 hasta 1960 en que fue capturado y sometido a Juicio por crímenes de lesa Humanidad en Israel.

Si querés escuchar el programa, podés cliquear en :


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada