domingo, 24 de octubre de 2010

JUVENTUD...DIVINO TESORO


El programa del 23 de octubre, tuvo como tema principal a los jóvenes, sus expectativas, proyectos, posibilidades y dificultades para entrar en el mundo adulto.

En su libro Dolor país, escrito en 2002, al poco tiempo de comenzada la crisis del 2001, la Dra en Psicoanálisis Silvia Bleichmar, decía:

“La categoría JUVENTUD no remite a una simple cuestión cronológica. Porque si bien se define en el marco de esa etapa de la vida que es madurez para UNOS Y VEJEZ PARA OTROS- en su definición siempre se hace alusión a la energía, vigor, frescura que constituyen sus rasgos principales..."

"…por eso JUVENTUD, alude a la posibilidad de goce y futuro: PERDER LA JUVENTUD puede ser tanto del orden del desaprovechamiento del tiempo de construcción de una perspectiva de vida, como de la ausencia de placer, de los aspectos lúdicos que la acompañan..."

"...frases como ME ROBARON LA JUVENTUD o YO NO PUDE APROVECHAR MI JUVENTUD, dan cuenta del posicionamiento con el cual alguien se confronta con esa etapa de la vida. Por eso no es absurdo preguntarse cuánto de juventud atraviesa esta etapa de quienes hoy tienen la edad que supone su ejercicio….”

Este párrafo corresponde al capítulo denominado: LA DIFICIL TAREA DE SER JOVEN.Coincido con la Dra, ser joven es una difícil tarea.

Su proyección futura se halla, como siempre lo ha sido, condicionada por la situación económica, social y política, sin embargo hoy nos hallamos en una coyuntura especial de descrédito, escepticismo, desesperanza y desorientación propias de un mundo globalizado.

Los hechos trágicos de esta semana con la muerte de Mariano Ferreyra, de 23 años, se suma a la de miles de jóvenes que luchando por sus derechos, ven truncadas sus vidas.

Creo que es un buen momento para preguntarnos si los adultos tenemos para ofrecer otro destino, otro país, y otra educación a los jóvenes argentinos.Lejos de la violencia física, psicológica, económica, social y política.

Un destino en el cual se valore la vida y el futuro, tomando la decisión de buscar nuevos rumbos, abandonando la espera o la inacción, frente a la barbarie del horror.

Como dijera Estela Subizar, en el libro CONTRA LO INEXORABLE:

Un destino en el que creer en la promesa de una palabra.

Un destino en el que se cumpla con la palabra prometida.

Cargándola de significados y dándole sentido.

Abrirla, despejarla, ponerla en posición, oponerla a la fuerza del fierro y dispararla como arma de esperanza.

Sembrarla en tierra fértil para procurar, como dijera Albert Camus en 1942,

HACER FLORECER EN EL CORAZÓN DOLORIDO DE LOS HOMBRES…. NUEVAS PRIMAVERAS.

Lic. Elena Liniado


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada