jueves, 29 de septiembre de 2011

MODELO EDUCATIVO PORTEÑO A LA CHILENA.


Era previsible...Era de esperarse.

La política educativa del Pro del gobierno porteño continúa ejerciendo recetas neoliberales al estilo chileno.

Por supuesto, la respuesta de los docentes no se hizo esperar.

Después de derechos conquistados a fuerza de luchas ininterrumpidas durante años, hoy los educadores ven vulnerados sus derechos a través de medidas que intentan implementarse, invisivilizándolos.

El gobierno porteño presentará en los próximos días un proyecto para modificar el Estatuto del Docente, en especial el artículo que establece el mecanismo de designaciones, ascensos y sanciones para maestros y profesores que, históricamente, garantiza una amplia participación de los trabajadores.

A ello se suma la demora en la entrega de padrones para la elección de Juntas de Clasificación docente que deben llevarse a cabo el 3 de noviembre próximo, demostrando así la intención manifiesta de la designación A DEDO de los educadores que deben ocupar cargos en diferentes áreas y niveles de la enseñanza, desconociendo su antigüedad y antecedentes académicos.

El proyecto macrista que será presentado en estos días en la Legislatura propone el reemplazo de las Juntas por una Subsecretaría de Evaluación.

Es de destacar que para los docentes, la Junta de Clasificación es una garantía de designación democrática y transparente ya que en esa elección, los docentes eligen a sus representantes ante el organismo que se dedica a evaluar los antecedentes de maestros y profesores para la designación de cargos, traslados y ascensos.

Son catorce juntas de clasificación –una por cada área o nivel– y una de disciplina, integrada cada una por seis docentes y tres funcionarios designados por el ministerio, que se eligen cada dos años.

Otro de los reclamos docentes está referido a la realización de una evaluación estandarizada para los maestros de primero a tercer grado, en los próximos días, que seguramente no logrará medir la calidad de la enseñanza en nuestras escuelas, por la concepción pedagógica que implican, la falta de consulta a los gremios docentes y la aplicación con la que se efectuarán.

A todo ello se suma, la emergencia educativa por la que atraviesa el sistema público de enseñanza porteño debido a la falta de maestros y profesores, desalentados por las malas condiciones de trabajo, los salarios actuales y el bajo presupuesto destinado a educación que se viene agudizando desde la primera asunción del gobierno que encabeza Mauricio Macri.

Frente a este panorama, los maestros aglutinados en UTE-CTERA, resolvieron realizar un paro y movilización el martes 4 de octubre, teniendo en cuenta que vulnerar el Estatuto del Docente, tal como se reintenta hacer, representa vulnerar la democracia y los derechos de los trabajadores de la educación, que hoy más que nunca deben ser valorados en su función y desempeño por sus máximos responsables y por la comunidad educativa.

Lic. Elena Liniado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada