viernes, 7 de octubre de 2011

CRISTINA FERNÁNDEZ INAUGURÓ EL POLO CIENTÍFICO TECNOLÓGICO.

La recuperación y reconversión de las ex Bodegas Giol en el primer centro de gestión, producción y divulgación del conocimiento en América Latina se convirtió el 6/10/11 en un claro cambio argentino en los paradigmas del siglo XXI.


Acompañada por su Gabinete, la presidenta Cristina Fernández inauguró el Polo Científico Tecnológico, luego de que en los ’90, desde la Casa Rosada mandasen a los científicos “a lavar los platos”, la presidenta aseguró: “El conocimiento ocupa en nuestro gobierno, en nuestro proyecto, un lugar fundamental.”

Con la creación en diciembre de 2007 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, que conduce Lino Barañao y tras la promulgación de la “Ley Raíces”, en noviembre de 2008 –que hizo de la repatriación de investigadores una política de Estado–, ya son más de 800 l@s científic@s e investigadores que volvieron a la Argentina, para desarrollar sus conocimientos y aportar al crecimiento de nuestro país.

El nuevo Polo Científico está conformado por tres edificios en los que funcionarán el ministerio conducido por Barañao, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y el CONICET, que estará terminado en dentro de 18 meses.

Durante el acto Cristina recordó al ex presidente Kirchner: “Él imaginó este sueño, como tantos otros en la Argentina, y fue durante su gestión precisamente cuando se lanzó la idea de reconvertir estas viejas bodegas, que eran realmente un oprobio para todos los argentinos, en este Polo Científico que ya constituye una referencia.” También destacó la decisión del Instituto Max Planck, “la nave insignia de Alemania en materia de investigación, de ciencia y tecnología”, de elegir a la Argentina como su primera sede en América del Sur.

Fernández agregó: “Quiero felicitar a todos los que volvieron cuando les dimos una oportunidad, y a los 40 millones de argentinos que con sus aportes permiten que podamos hacer estas cosas. Porque esto tampoco tienen que perderlo de vista nuestros científicos, educados la mayoría de ellos en las universidades públicas y gratuitas, siempre sostenidas tal vez por argentinos que nunca van a poder llegar a la universidad y con quienes tenemos una gran deuda quienes somos egresados de las universidades públicas nacionales”, y agregó que, mientras en Chile y España la lucha en defensa de la educación pública es cada vez más álgida y que lo que pasa en Argentina respecto de acceder a una educación universitaria gratuita, se da en muy pocos lugares del mundo.

S.E: un fuerte reconocimiento para quienes se han quedado en nuestro país desarrollando ciencia en pésimas condiciones laborales y salariales durante años y para los que regresaron, reconociendo sus raíces y devolviendo a la Argentina lo que han recibido en materia educativa a lo largo de muchos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada